Saturday, April 13, 2024

Compartir

Becarios y artistas son explotados con la promesa del éxito o la fama – El Sol de México

En diciembre de 2018, John Legend se unió a la entonces recién elegida representante federal Alexandria Ocasio-Cortez para criticar la explotación de los pasantes del Congreso en el Capitolio, la mayoría de los cuales trabajaban sin remuneración.

El momento de Legend fue irónico, porque el programa “The Voice” de NBC acababa de anunciar que Legend se uniría como juez, donde éste ganaría 14 millones de dólares por temporada en su tercer año en el programa.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Mientras tanto, todos los participantes en “The Voice”, excepto el ganador, recibieron $0 por su tiempo, aparte de un estipendio para alojamiento y comida, muy parecido a los pasantes del Congreso.

La programación televisiva de otoño de 2023 está saturada de reality shows de bajo costo como “The Voice”, “House Hunters”, “American Chopper” o “The Bachelorette”, reality shows que prosperan gracias a un modelo de negocio simple: Pagan millones para que celebridades de renombre actúen como jueces, mientras que los participantes trabajan gratis o por un salario insignificante con el pretexto de perseguir sus sueños o ganar visibilidad.

Estos participantes son pasantes no remunerados de la industria del entretenimiento, aunque son sus historias, personalidades y talentos los que atraen a los espectadores.

Las historias y talentos de los participantes de los reality shows son los que atraen a los espectadores, pero aún así no se les paga

Los sueños chocan con la realidad

Para realizar una investigación para mi libro, Getting Signed: Record Contracts, Musicians, and Power in Society, entrevisté a muchos músicos. El libro trataba sobre la naturaleza explotadora de los contratos discográficos. Pero durante mi investigación, seguí encontrándome con cantantes que habían audicionado o participado en “The Voice”.

Ahí, los cantantes compiten en equipos encabezados por un entrenador famoso. Luego de una audición a ciegas y varias rondas eliminatorias, las transmisiones en vivo comienzan con cuatro equipos de cinco miembros cada uno. Estos 20 concursantes pasan meses trabajando en Los Ángeles y sólo reciben alojamiento y comida. Cada semana, al menos un jugador es eliminado. Al final de cada temporada, el ganador recibe 100.000 dólares y un contrato récord.

Si bien algunos espectadores pueden ver reality shows como “The Voice” como plataformas de lanzamiento para carreras musicales, muchos de los músicos con los que hablé estaban desanimados por sus experiencias en el programa.

A diferencia de “American Idol”, donde varios ganadores, desde Kelly Clarkson hasta Jordan Sparks, triunfaron, ningún ganador de “The Voice” se ha convertido en estrella. La persona más cercana a “triunfar” en “The Voice” es el controvertido cantante de country Morgan Wallen, quien fue infamemente abandonado por su sello y su radio country luego de la aparición de un video de él usando un insulto racial. Y Wallen ni siquiera ganó “The Voice”; de hecho, apenas pasó la audición a ciegas.

Los ex concursantes me dijeron repetidamente que la exposición televisiva ayudó poco en sus carreras

Antes de unirse al espectáculo, muchos de los músicos intentaban ganarse la vida haciendo giras o actuando. Ponen en pausa el desarrollo de sus carreras para perseguir sus sueños.

Sin embargo, los contratos del programa han estipulado que los concursantes no pueden actuar, vender su nombre, imagen y semejanza, ni grabar música nueva mientras estén en “The Voice”.

Esto deja a los 20 finalistas sin medios para vender su música, incluso cuando pasan hasta ocho meses compitiendo. Cuando los perdedores del programa vuelven a actuar, muchos de ellos tienen poco material nuevo que promocionar. Cuando lanzan un nuevo sencillo o álbum y anuncian una gira, algunos de ellos me dijeron que habían perdido una buena parte de sus seguidores.

Las pasantías no remuneradas hacen que sólo los niños con medios y privilegios obtengan una experiencia valiosaJohn Legend, cantante

Hay un grupo de personas que reciben una exposición significativa en estos programas: los entrenadores y los jueces. Varios cantantes, como Gwen Stefani y Pharell Williams, han utilizado “The Voice” para sacudir sus estancadas carreras musicales. Aunque ganan millones como entrenadores y jueces, estas estrellas incluso utilizan el programa para promocionar su música, algo que los propios concursantes tienen prohibido hacer.

Pagar a estos concursantes es factible. Si Legend ganara 13 millones de dólares en lugar de 14 millones, ese millón de dólares sobrante podría distribuirse entre la mitad de los concursantes a 100.000 dólares cada uno, una cantidad que actualmente sólo está reservada para el ganador del programa. Recortar los salarios de los cuatro entrenadores en 1 millón de dólares cada uno, y liberaría suficiente dinero para pagar a los 20 concursantes 200.000 dólares cada uno.

Al aprovecharse de los concursantes que están desesperados por exponerse, los reality shows podrían ser la próxima batalla laboral en la industria del entretenimiento.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Como dijo John Legend: “Las pasantías no remuneradas hacen que sólo los niños con medios y privilegios obtengan una experiencia valiosa”.

* Profesor de Sociología, Universidad de Texas en Arlington.

Source link

Leer más

Noticias Locales