Thursday, May 30, 2024

Compartir

El doble o “doppelganger” que casi todos tenemos – El Sol de México

Cada persona viva tiene un doble, que según la leyenda encontrarse con él es una señal de muerte inminente, pero la ciencia descarta ese carácter sobrenatural y explica por qué en el mundo existen personas casi idénticas entre sí.

Puede interesarte: Nobel de Medicina 2023: ¿Qué es y cómo funcional el ARN mensajero?

El folclore alemán incluye el “doppelgänger”, palabra germana que proviene de ‘doppel’, que significa doble, y ‘gänger’, que se refiere a andante o caminante.

Una reciente investigación científica ha desvelado que este mítico personaje, no sólo aparece en numerosas obras literarias y películas y series de terror, misterio o ciencia ficción, sino que además podría tener una existencia real, desde un punto estrictamente estadístico y biológico, y desprovisto, desde luego, de cualquier connotación fantástica o malvada.

Científicos del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras (IJC), liderados por el doctor Manel Esteller, descubrieron que las personas extremadamente similares, pero sin relación de parentesco, comparten características genéticas en los genes encargados de la formación de los rasgos faciales.

Esto explica, desde el punto de vista biológico, la aparición de “dobles” en lugares remotos del planeta, según este centro, cuyo descubrimiento ha obtenido un gran impacto en el ámbito científico.

Los ‘doppelgängers’ se parecen tanto físicamente que, a veces, parecen gemelos virtuales; ahora una investigación en España ha comprobado que estas personas con rostros muy similares pero no relacionadas, comparten ciertas características genéticas y rasgos de estilo de vida, ha comentado la prestigiosa Institución Smithsonian, de Estados Unidos., sobre el trabajo del IJC.

Por qué tenemos un doble biológico

“Dice el refrán que todos tenemos un doble. Durante décadas, la existencia de individuos que se parecen entre sí sin existir ningún vínculo familiar entre ellos ha sido descrita como un hecho comprobado, pero anecdótico y sin justificación científica”, de acuerdo a IJC.

Pero la compartición de miles de fotografías personales por todo el mundo, a través de internet y de las redes sociales, ha puesto en evidencia que la existencia de “copias” entre las caras de los humanos es más frecuente de lo que se pensaba.

La investigación del grupo del doctor Esteller, director de IJC y catedrático de Genética en la Universidad de Barcelona, ha sido publicada en la revista Cell Reports y demuestra por primera vez cuál es la causa de que encontremos individuos idénticos en distintos lugares del mundo.

“La aparición de ‘dobles’ de una persona ha sido motivo de atención en las artes y la cultura popular, pero nunca había sido abordada desde el punto de vista científico”, explica el doctor Esteller.

Añade que para su investigación recopilaron material biológico de estos individuos extremadamente parecidos, también llamados look-alike en inglés, para ver si encontraban una razón objetiva de su similitud.

Explica que las personas con parecidos razonables fueron sujetas a programas de reconocimiento facial que permitieron descubrir parejas de individuos que eran casi indistinguibles entre sí.

Después se analizó su secuencia de ADN (genoma), su perfil epigenético (mecanismos de regulación del genoma) y su composición de microbios (microbioma), según el IJC.

Los resultados del estudio permitieron descubrir que los dobles humanos comparten variaciones similares de su ADN, particularmente relacionadas con los genes involucrados en la formación de la boca, la nariz, los ojos, la barbilla y la frente.

Y las similitudes van mucho más allá del rostro, según apunta el doctor Esteller: “fue curioso comprobar que el parecido de estas parejas de dobles no sólo se ceñía a los rasgos faciales, sino que, además de afectar a otras propiedades físicas (altura y peso), se extendía a ciertos rasgos del carácter y el comportamiento”.

Varios dobles, otra posibilidad

El investigador Carlos García Prieto, coautor del estudio del IJC e integrante del equipo del doctor Esteller, analiza la posibilidad de que una misma persona tenga no sólo un doble sino varios, es decir que existan múltiples individuos extremadamente similares en distintos lugares del mundo.

Para dar respuesta a eso, es importante establecer el umbral de lo que consideramos como “extremadamente similar”.

“Si hablamos de una similitud cercana al cien por ciento, como en el caso de las parejas de gemelos, sería muy difícil, por no decir prácticamente imposible encontrar dos personas sin parentesco familiar que sean similares en un cien por ciento, señala.

Pero si se tienen en cuenta similitudes en torno al 70 por ciento, como las que se han visto en el estudio del IJC, podría considerarse “factible que una persona pueda tener no sólo un similar sino varios, atendiendo principalmente a la estadística, ya que somos más de 8 mil millones de personas en el mundo actualmente”, explica este investigador.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Añade que en el estudio del IJC no se ha podido realizar un cálculo de la probabilidad que existe de encontrar un similar, ya que el tamaño de la muestra estudiada no es muy grande, 32 parejas.

Este estudio comenzó en 2016 con sujetos que habían participado en un reportaje fotográfico de François Brunelle.

“Si lo hubiéramos comenzado hoy en día, con el auge de las redes sociales como Instagram, sería posiblemente mucho más sencillo poder encontrar más parejas de similares y poder tener cálculos más aproximados acerca de la probabilidad de encontrar una o más personas similares”, concluye el coautor del estudio.

Source link

Leer más

Noticias Locales