Tuesday, February 27, 2024

Compartir

La historia detrás de ‘Aquí nos tocó vivir’ – El Financiero

Cristina Pacheco anunció que suspenderá sus programas en Canal Once por graves problemas de salud, por lo que la cronista se despide, al menos temporalmente, del ya icónico Aquí nos tocó vivir, que se transmite los sábados desde hace 45 años.

La periodista –con más de 5 décadas de trayectoria– aseguró que debe aprender a luchar contra “algo grave a lo que me está enfrentando la vida” como parte de sus palabras de despedida.

En el programa –cuya primera emisión fue en mayo de 1978– ha entrevistado a lo largo de 45 temporadas a diversos personajes de la cultura y sociedad mexicana en donde expone un retrato de su realidad, del desempleo, la vejez o la injusticia.

Asimismo, ha dado a conocer las transformaciones urbanas, los cambios sociales y la forma de vivir de los habitantes de la Ciudad de México y la cotidianidad de sus historias o las dificultades en sus trabajos.

¿Cómo nació Aquí nos tocó vivir?

La idea original fue crear una serie que hablara sobre el problema de vivienda de la capital del país desde el lado arquitectónico, aunque su popularidad le ha dado un lugar como reconocimiento de un mosaico de voces e imágenes que se renueva cada semana.

José Priani hizo la sugerencia a Pablo Marentes, entonces director de la televisora. Desde el punto de vista de Pacheco, “no es un programa de denuncia, pero tampoco la evito; solo muestro con menos adjetivos y más verbos que es una injusticia que la gente viva entre la basura y el presidente municipal viva en una mansión”, explicó a Proceso.


Se trata de un “espejo real y crudo de la Ciudad de México y le da voz a los trabajadores de la capital”, detalló ante preocupación por el temor y la violencia actuales, lo que ha causado que se priven los espacios públicos.

En 2010, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), lo inscribió en el Registro Memoria del Mundo de México por ser considerado “una memoria de la vida” y “de los rostros” de distintas regiones.

La escritora fue reconocida en 2011 con un homenaje por parte del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

La niña del fierro viejo, una de las historias más recordadas

En 2013, Cristina acudió junto al equipo de producción a la casa de María del Mar Terrón (Marimar), en Chimalhuacán, en el Estado de México, para entrevistar a alguien que todos reconocemos, pero no le habíamos puesto cara: la “niña del fierro viejo”.

Frente a las cámaras y no detrás de una grabación que se escucha por los barrios, contó que su papá le escribió lo que debía decir en un proceso que tardó aproximadamente 4 horas para llegar al resultado y que hizo cuando iba en cuarto año.

Además de la venta, también trabaja como payasita para ganarse el sustento. “Se tiene que escuchar para que la gente salga (…) Hay muchas personas que usan esa voz para poder trabajar”, dijo la joven de entonces 19 años que soñaba con poner un restaurante.

Source link

Leer más

Noticias Locales