Wednesday, July 17, 2024

Compartir

Marcelo Ebrard, ‘el enano del tapanco’

El departamento de Brunaldo estaba en el primer piso del edificio; en el noveno el de la hermosa mujer de rostro angelical y rubia cabellera que desde su balcón le hizo señas para que subiera a visitarla. Tomó Brunaldo el ascensor, pero antes dejó en la mesa su credencial del IMSS, pues había observado que cuando la traía consigo el elevador no funcionaba. Llegó al piso noveno y llamó a la que pensó era la puerta de la dama. Se equivocó. Quien abrió fue un hombrón de fuerza descomunal y aviesas intenciones. Le preguntó Brunaldo: “¿Qué no vive aquí la hermosa mujer de rostro angelical y rubia cabellera?”. “No –le dijo el gigante–. Pero llegas en muy buen momento”. Y así diciendo lo introdujo y sació en él sus más bajos instintos. Lo mismo sucedió en los seis siguientes días: el infeliz Brunaldo se equivocaba de puerta, y el abusivo sujeto se aprovechaba de él. Una noche por fin acertó, y dio con la puerta del departamento de la dama, que lo esperaba ansiosa. Abrió ella, cubierta sólo por unas cuantas gotas de Chanel No. 5. Le preguntó Brunaldo: “¿Qué no vive aquí el hombrón de fuerza descomunal y aviesas intenciones?”… “El enano del tapanco”. La frase ha caído en desuso, y qué bueno, pues es ofensiva y discriminatoria. Hacía alusión a una casa en cuyo tapanco o ático se oían estrepitosos ruidos y sonoras voces de alguien que a juzgar por el volumen de sus gritos, y su tono de voz como de bajo profundo –Chaliapin, Rosi-Lemeni o Boris Christoff– debía ser un gigante. Alguien se atrevió a subir ahí, y se encontró con que era un enano quien hacía aquella barahúnda para atemorizar a la gente y que no se descubriera su pequeñez. “Resultó ser el enano del tapanco”, se dice de alguien que hace mucho ruido y al final da pocas nueces. La expresión puede aplicarse con justeza a Marcelo Ebrard. Después de tener en vilo durante varias semanas si no a la República sí a la calle donde vive tomó la valerosa decisión de no tomar ninguna decisión, y se allanó a Morena, a la 4T, a Claudia Sheinbaum y a López Obrador. Todo con tal de no quedar fuera de la jugada, de una jugada donde seguramente no lo dejarán que juegue mucho. Hay momentos políticos que sacan lo mejor de cada persona, sus más valiosas cualidades. El que presidió Churchill en Inglaterra durante la segunda conflagración mundial, quizás el más gallardo y noble episodio en toda la historia británica, es un luminoso ejemplo para ilustrar esa aseveración. Otros, en cambio, obligan a sus participantes a poner en ejercicio sus peores características, sus fallas y defectos más notables. El régimen de López Obrador sería el prototipo de esa segunda especie, en la cual quienes están cerca del primate deben abdicar de su voluntad, y en ocasiones de su dignidad y su decoro, para ser gratos al caudillo y seguir formando parte de su corte en espera del gaje que les dará para premiar su rendimiento o sumisión. Aquí la gente se abaja en vez de enaltecerse. Eso hizo Ebrard, cuyo buen desempeño anterior fue correspondido con el rencor de López cuando el excanciller dio muestras mínimas de querer soltarse de los hilos del titiritero. Su aparente rebeldía terminó en agua de borrajas. Sus ires y venires fueron los del enano del tapanco, sin que para eso importara su estatura. La corte del faraón –y de la faraona– reproduce la de los presidentes del tiempo de la dominación priista. En lo que hace a los hábitos políticos la Cuarta Transformación no ha transformado nada. Ninguna grandeza hay en ella; está llena de pigmeos. A nadie quiero ofender al decir eso, pero si no lo dijera ofendería a la verdad… FIN.

Source link

Leer más

Noticias Locales