Wednesday, July 17, 2024

Compartir

Van por alternativas para mejorar fertilidad de suelos en México

El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap) trabaja en un nuevo concepto de fertilidad del suelo para garantizar la sostenibilidad de los agroecosistemas y la producción de alimentos en México, además de impulsar líneas de investigación para un uso óptimo del agua.

El líder del programa de investigación en suelos del Inifap, Martín Espinosa Ramírez, dijo que se promueve la productividad de los agroecosistemas sin perder sus propiedades físicas, químicas y biológicas.

Indicó que esta acción también permite atenuar los contaminantes ambientales y patogénicos y favorece la salud de plantas, animales y humanos.

Explicó que el uso excesivo de las rastras deteriora la salud del suelo en la agricultura, lo que ocasiona tolvaneras, erosión eólica, presencia de dunas y desprendimiento de nutrientes, los cuales son necesarios para la fertilidad del mismo.

Refirió que cerca de 70 por ciento del suelo mexicano presenta un problema de degradación y, por ende, se han sumado esfuerzos para buscar alternativas a esta situación.

Los especialistas del Inifap se basan en indicadores físicos, textura, profundidad, infiltración, densidad aparente, capacidad de retención de agua y estabilidad de agregados, para la generación de soluciones.

Los indicadores químicos contemplan el contenido de materia orgánica (carbono y nitrógeno), pH (actividad de los iones de hidrógeno en la solución del suelo), conductividad eléctrica y disponibilidad de nutrientes.

En lo biológico, se incluyen la biomasa microbiana, potencial mineralizable, respiración microbiana y diversidad de fauna en el suelo.

Sobre el concepto de agricultura de conservación, dijo que el primer paso es buscar el mínimo movimiento del suelo a través de maquinaria de nueva generación, incrementar los residuos de cosecha y uso de rotaciones de cultivos diversificados y rentables como soya, canola y girasol.

Destacó que este sistema conserva los residuos de cosecha sobre la superficie y se pueden alcanzar similares rendimientos, pero con mayor relación beneficio-costo en comparación con la agricultura convencional.

El especialista comentó que con esa opción se mejoran los indicadores de calidad (materia orgánica, infiltración, fósforo, potasio y otros elementos), se reduce ligeramente la alcalinidad del suelo y se incrementan los microorganismos benéficos del mismo.

Source link

Leer más

Noticias Locales